jueves, 21 de febrero de 2013

Duracion del dia en los planetas en los planetas y el efecto luna en el planeta tierra

                                               DURACIÓN DEL DÍA EN LOS PLANETAS

La Tierra como los demás planetas, gira sobre si eje imaginario. Debido a este movimiento de rotación el Sol ilumina una parte del planeta (el día), mientras otra permanece a oscuras (la noche). A la duración de una vuelta completa sobre el eje de rotación también se la llama día, y varia en los distintos planetas. Por ejemplo, mientras el día en la Tierra dura aproximadamente 24 horas, en Júpiter dura casi 10 horas.



Movimiento de rotación de la Tierra

Movimiento de rotaciìón de la Tierra
La Tierra gira sobre su eje a una velocidad de unos 1700km/h (en el ecuador) y lo hace en 23 horas 56 minutos y 4 segundos (si la miramos desde el espacio estelar). Desde un punto dado de la Tierra, el Sol está en lo más alto cada 24 horas. Vista de frente, la Tierra rota de izquierda a derecha (de oeste a este). Debido al movimiento de rotación, los distintos continentes pasan del día a la noche y de la noche al día.

Tierra: día y noche según la estación


Día y noche en la Tierra
Cerca del ecuador el día y la noche siempre tienen la misma duración (aproximadamente 12 horas). Pero a medida que nos alejamos de esa zona, la duración del día y la noche varía según la estación del año. Esto es lo que ocurre en latitudes medias de los hemisferios norte y sur.

Los días en los planetas

(Clic para ampliar)
Los días en los planetas
Todos los planetas tienen movimiento de rotación y una parte iluminada y otra en oscuridad. Pero el período de rotación varía en cada uno.
En la siguiente imagen se identifican esos períodos en días, horas y minutos terrestres. Como se puede ver, la rotación de Venus es muy lenta.

¿Cuánto dura “un día en el Sol?

El Sol realiza el movimiento de rotación sobre su eje en 26 días, 19 horas y 12 minutos terrestres. En el Sol no se produce “la noche” como en los planetas, sino que se completa un ciclo de rotación sobre su propio eje.

¿Cómo se conoce la duración del “día” en cada planeta?

A los científicos les resulta más fácil, hasta ahora, medir la rotación en los planetas rocosos (Mercurio, Venus, Tierra, Marte) que en los gaseosos (Júpiter, Saturno, Neptuno). En general, los datos sobre las rotaciones de los planetas (excluida la Tierra) son estimaciones que se corrigen a partir de información que envían las sondas espaciales.

¿En el espacio siempre es de noche?

Si en el Universo hay millones y millones de estrellas, ¿por qué el espacio no está iluminado? En el siglo XIX los científicos pensaron que era porque las nubes de polvo que se encuentran entre las estrellas absorbían mucha luz. En la actualidad tiene otra explicación: el cielo que vemos por la noche es oscuro porque el Universo se expande y la luz de las estrellas tarda mucho en llegar a otros cuerpos celestes. Es decir, la luz de las estrellas no alcanza para iluminar el inmenso espacio.Los planetas giran alrededor del Sol. No tienen luz propia, sino que reflejan la luz solar.

Los planetas tienen diversos movimientos. Los más importantes son dos: el de rotación y el de traslación  Por el derotación, giran sobre sí mismos alrededor del eje. Ésto determina la duración del día del planeta. Por el detranslación, los planetas describen órbitas alrededor del Sol. Cada órbita es el año del planeta. Cada planeta tarda un tiempo diferente para completarla. Cuanto más lejos, más tiempo. Giran casi en el mismo plano, excepto Plutón, que tiene la órbita más inclinada, excéntrica y alargada.


Forma y tamaño de los planetas

Forma y tamaño de los planetas
Los planetas tienen forma casi esférica, como una pelota un poco aplanada por los polos.

Los materiales compactos están en el núcleo. Los gases, si hay, forman una atmósfera sobre la superficie. Mercurio, Venus, la Tierra, Marte son planetas pequeños y rocosos, con densidad alta. Tienen un movimiento de rotación lento, pocas lunas (o ninguna) y forma bastante redonda. Júpiter, Saturno, Uranio y Nepturno, los gigantes gaseosos, son enormes y ligeros, hechos de gas y hielo. Estos planetas giran deprisa y tienen muchos satélites, más abultamiento ecuatorial y anillos.

* Plutonio dejó de ser considerado un planeta en la Asamblea General de la Unión Astronómica Internacional (UAI) celebrada en Praga el 24 de agosto de 2006. En este sitio, sin embargo, se siguen facilitando sus datos en la lista de planetas.

Formación de los planetas

Mercurio Venus La Tierra Marte Júpiter Saturno Urano Neptuno Plutón
Los planetas se formaron hace unos 4.650 millones de años, al mismo tiempo que el Sol.

En general, los materiales ligeros que no se quedaron en el Sol se alejaron más que los pesados. En la nube de gas y polvo original, que giraba en espirales, había zonas más densas, proyectos de lo que más tarde formarían los planetas.

La gravedad y las colisiones llevaron más materia a estas zonas y el movimiento rotatorio las redondeó. Después, los materiales y las fuerzas de cada planeta se fueron reajustando, y todavía lo hacen. Los planetas y todo el Sistema Solar continúan cambiando de aspecto. Sin prisa, pero sin pausa.



                                      EFECTO DE LA LUNA EN EL PLANETA TIERRA

La Tierra es nuestro planeta, el único en el que conocemos la existencia de vida. Se le calcula una edad de unos 4.500 millones de años. Se originó a partir de una nube de materiales que se juntaron hasta formar una bola de materia fundida, muy caliente, rodeada de gases, que se empezó a enfriar. Al enfriarse, el vapor de agua que había alrededor se condensó y cayó sobre la superficie de la Tierra formando los mares y océanos, es decir, la HIDROSFERA, mientras el resto de los gases formaban la ATMÓSFERA.
Vista desde el espacio presenta un color azul por el agua y blanco por las nubes.
La Tierra y la Luna. Tomada de www.solarviews.com
La Luna es el satélite de la Tierra. Es bastante grande para ser un satélite. Gira alrededor de nuestro planeta en aproximadamente 28 días, que es exactamente lo mismo que tarda en girar alrededor de su eje. El hecho de que su translación y su rotación duren lo mismo hace que siempre nos esté enseñando la misma cara, mientras que nunca vemos la cara opuesta (es a la que llamamos la "cara oculta de la Luna").
La Luna, con los mares, las zonas más oscuras, y las tierras altas más claras. Tomada de mercury.nineplanets.org
La Luna no posee atmósfera por lo que todos los meteoritos que le llegan chocan contra su superficie formando cráteres. Vista desde la Tierra se distinguen unas zonas brillantes y unas zonas oscuras que llamamos "mares".
La Tierra y la Luna se atraen mutuamente por efecto de sus masas, lo cuál provoca ciertos efectos en ambos cuerpos. De estos efectos conocemos los que sufre la Tierra, ya que nos afectan más y algunos son muy llamativos, como es el efecto de las MAREAS terrestres, los movimientos de grandes masas de agua cuando son atraídas por la Luna; estos movimientos se ponen de manifiesto en las zonas costeras como una subida o retroceso del nivel del mar.

La atracción de la Luna sobre la Tierra provoca las mareas. Tomada de www.angliacampus.com/public/sec/geog
Otro efecto que se produce es que la Tierra y la Luna se frenan mutuamente su rotación, lo cual implica dos cosas:
* Que la rotación de ambos cuerpos se va frenando con el paso del tiempo, y la duración de la rotación es   cada vez mayor; ahora dura 24 horas, pero hace unos 400 millones de años duraba unas 22 horas.
* Que la tierra y la Luna se van separando; cuando se originó la Luna estaba mucho más cerca que hoy.

La Luna es el único cuerpo extraterrestre que ha sido pisado por el hombre. Tomada de nssdc.gsfc.nasa.gov

La Luna es un satélite relativamente grande comparado con la Tierra, siendo su diámetro un cuarto del terrestre.

La atracción gravitatoria entre la Tierra y la Luna causa las mareas en la Tierra. El mismo efecto en la Luna hace que el periodo de rotación alrededor de su eje sea igual que el periodo de giro en torno a la Tierra. Como resultado, la Luna siempre presenta la misma cara a la Tierra. En su movimiento alrededor de la Tierra, el Sol ilumina distintas partes de la Luna, presentando un ciclo completo de fases lunares.

La Luna puede causar una variación moderada del clima terrestre. Las simulaciones de ordenador muestran que la fuerza de atracción de la Luna hacia la protuberancia ecuatorial de la Tierra causa una estabilización de la inclinación del eje de rotación, produciendo una variación moderada del clima. Sin esta estabilización, algunos científicos creen que el eje de rotación podría ser caóticamente inestable, como parece ocurrir en el planeta Marte. Si el eje de rotación de la Tierra se acercara a la eclíptica, la variación estacional del clima sería sumamente importante. Un polo apuntaría directamente hacia el Sol durante verano y, mientras, para el otro sería noche permanente en invierno. Los científicos que han estudiado el efecto creen que ello causaría la desaparición de la vida, afectando a animales y plantas grandes.

La Luna puede causar una variación moderada del clima terrestre. Las simulaciones de ordenador muestran que la fuerza de atracción de la Luna hacia la protuberancia ecuatorial de la Tierra causa una estabilización de la inclinación del eje de rotación, produciendo una variación moderada del clima. Sin esta estabilización, algunos científicos creen que el eje de rotación podría ser caóticamente inestable, como parece ocurrir en el planeta Marte. Si el eje de rotación de la Tierra se acercara a la eclíptica, la variación estacional del clima sería sumamente importante. Un polo apuntaría directamente hacia el Sol durante verano y, mientras, para el otro sería noche permanente en invierno. Los científicos que han estudiado el efecto creen que ello causaría la desaparición de la vida, afectando a animales y plantas grandes.
La atraccion gravitacional entre la Tierra y la Luna causa algunos efectos muy interesantes. El más conocido es las mareas. La atracción de la Luna es mayor en la cara de la Tierra más próxima a la Luna y más debil en el lado opuesto. Dado que la Tierra y, en especial, los océanos no es totálmente rígida resulta estirada en la dirección de la Luna. Desde nuestra perspectiva en la superficie terrestre vemos dos abultamientos, uno en dirección a la Luna y otro en el punto opuesto. El efecto es mucho más notable en el agua del océano que en la corteza sólida de modo que los abultamientos oceánicos son mayores. Y como la Tierra gira mucho más rápido que la Luna se mueve en su órbita, esas prominencias se mueven alrededor de la Tierra una vez al día dando dos mareas diarias. 
Pero la Tierra no es completamente fluida. La rotación terrestre arrastra las prominencias ligeramente por delante del punto situado justo bajo la Luna. Esto significa que la atracción entre la Tierra y la Luna no sigue exactamente la línea que une sus centros y produce un par de torsión en la Tierra y una fuerza aceleradora en la Luna. Esto causa una transferencia neta de energía rotacional de la Tierra a la Luna, enlenteciendo la rotación terrestre en unos 1,5 milisegundos/siglo y elevando la Luna a una órbita superior en unos 3,8 cm por año. (El efecto opuesto parece darse en satélites con órbitas insólitas como Fobos y Tritón). 
La naturaleza asimétrica de esta interacción gravitatoria también es responsable del hecho de que la Luna gire sincrónicamente, esto es, su fase está acoplada a su órbita de modo que siempre presenta a la Tierra la misma cara. Al igual que la rotación de la Tierra actualmente está siendo frenada por la Luna, en el pasado lejano la rotación lunar fué frenada por la Tierra, pero en ese caso con un efecto mucho mayor. Cuando la velocidad de rotación lunar fué frenada hasta coincidir con su periodo orbital (de manera que la prominencia siempre apuntara a la Tierra) ya no hubo un par fuera de eje en la Luna y se alcanzó una situación estable. Lo mismo le ha ocurrido a otros satélites del sistema solar. Eventualmente la rotación terrestre se verá frenada hasta coincidir con el periodo lunar, tal y como ocurre con Plutón y Caronte.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada